Demo Demo Demo

Vitoria probará un nuevo sistema de motos eléctricas que se alquilarían con el móvil

 

Empleados del Ayuntamiento utilizarán los ciclomotores en marzo antes de la puesta en marcha del servicio

 

El Ayuntamiento de Vitoria ha llegado a un acuerdo con la empresa Going Green, con sede en Barcelona, para que empleados municipales prueben en marzo un ciclomotor eléctrico que se reservará a través del teléfono móvil y que se recogerá y dejará en plena calle, sin necesidad de acudir a un lugar específico ni enchufar a un punto de recarga. Esta experiencia piloto servirá para que los funcionarios analicen las ventajas e inconvenientes del servicio, como paso previo a la puesta en marcha del mismo en toda la ciudad. Si la prueba es satisfactoria, la empresa construirá y pondrá a disposición de los vitorianos por su cuenta y riesgo una quincena de estos vehículos, que se podrán alquilar por recorridos concretos o por horas.

Esta iniciativa está relacionada con el proyecto Movesmart Renewable Mobility Services in Smart Cities (Servicios de movilidad renovable en ciudades inteligentes), un plan de financiación europea en el que Vitoria participa como ciudad piloto junto con Pula, en Croacia. Por eso, la empresa Going Green –que fue protectora de la European Green Capital 2012– se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento para designar un grupo cerrado de usuarios de la plantilla municipal que quieran probar sus motos eléctricas, que según su responsable, Gonzalo Alonso, ya funcionan en Barcelona.

El jefe de Información e Innovación para la Sostenibilidad del Ayuntamiento, Juan Carlos Escudero, resume el funcionamiento de un sistema «que es coherente con el Plan de Movilidad». La clave de estos ciclomotores, del modelo The Core y fabricados por Going Green en Barcelona, es que cuentan con un navegador GPS que guía al conductor y los ubica en tiempo real, lo que permite que la empresa los tenga monitorizados.

 

Registro

Antes de utilizar el servicio por primera vez, los usuarios deberán registrarse en un sistema en el que introducirán sus datos. Después, podrán reservar a través de la web o de su smartphone un vehículo que podrán recoger en la calle y devolver donde quieran, siempre dentro de un ámbito determinado que incluye gran parte del casco urbano pero que, por ejemplo, excluye a Salburua y Zabalgana. «El conductor podrá llevarse la moto donde quiera, incluso saliendo del área de servicio donde la ha cogido, pero después deberá dejarla dentro de ella», indica. Los vehículos tendrán una batería extraíble y la empresa se encargará de cargarla. La autonomía del modelo oscilará entre los 40 y los 60 kilómetros, en función del estilo de conducción. La velocidad punta será de 65 kilómetros por hora.

La pantalla de siete pulgadas incluirá un sistema Android con bluetooth y wifi para el encendido y apagado de la moto desde el teléfono móvil. Es decir, que no hará falta una llave. Cuando el usuario se acerque al vehículo asignado por el sistema, el GPS conectará con su teléfono, le reconocerá y le dará vía libre para encender el motor a través de un botón.

Las motos estarán equipadas con un casco que los usuarios encontrarán en la estructura delantera, aunque estarán homologadas para dos plazas.

Vía: elcorreo.com